Fue tan fuerte mi promesa, siempre fuiste mi princesa, aunque ahora digas no; y tan frágil mi inocencia que ya no le quedan fuerzas a mi corazón