¿Los infantes disfrutan de la infancia tanto como los adultos del adulterio?