Devoto no es un viaje de egresados ni el sueño dorado de mamá.