Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.1 Juan 2:17