Y en el mismo momento en que el temblor sea en casa entenderemos, tal vez, lo que al otro le pasa.