Que siempre llego a la deshora que me marca el corazón, y que cuando estamos a solas molesta el caparazón, el caparazón...