Soy de esas que canalizan el dolor de mala forma, de las que se hieren a si mismas casi por norma. Y no es normal, si yo lo sé, me exijo tanto que me duelo. No me fío de nadie por los que me tomaron el pelo.