¡Suerte te de Dios que el saber poco te importa!