Dios mira de lejos al orgulloso, soberbio y presumido... pero da su favor cercano al humilde, sensillo y respetuoso.