no pesa la cruz, lo que calan son los filos