Y aquellos que bailaban eran considerados locos por aquellos que no podian escuchar la musica. (Nietzche)