La dignidad humana se manifiesta en la capacidad de optar por el amor, cuando el egoismo nos invita a ser menos de lo que somos capaces de ser.