Washington Irving “Hay algo sagrado en las lágrimas, ellas no son un signo de debilidad, sino de poder. Ellas son mensajeras de dolor abrumador y de amor indecible”