Las heridas sanan, pero la cicatriz se queda