Sugiero que el más triste de los presos tenga derecho a sábanas de seda,bendita sea la boca que da besos y no traga monedas,y no traga monedas. Propongo corromper al puritano,espiar en la ducha a las vecinas,ir a quitarle al dios de los cristianos su corona de espinas,su corona de espinas.Nada de margaritas a los cuerdos,hay que engañar a la melancolía para bailar el bals de los recuerdos llorando de alegría,llorando de alegría y jugar por jugar sin tener que morir o matar y vivir al revés que bailar es soñar con los pies...