y regresé, a la maldición del cajón sin su ropa