El gusano pisado se retuerce y dobla. Cosa que le conviene, pues reduce la posibilidad de ser pisado otra vez. Dicho en el lenguaje de la moral: humildad