Amigo, ya que al cielo tu haz partido, solo una cosa a mi Dios yo le pido, que entre sus brazos te encuenteres dormido... (Rakim y Ken- Y)