Hay una espina clavada, profundo en mi ser, en mi costado izquierdo ahi, donde late mi fe, solo duele cuando rio, como indicandome que nunca seremos libres, mientras que no lo sea el