Te dí mi sangre y tú tus besos. cómo negar que aún te venero.