No encuentro palabras para decirlo y a veces siento que el pensamiento es un idioma de signos... sin sentido