Ah, aqui me entregare a la eternidad y me sacudire de esta carne fatigada el yugo de las estrellas adversas. Ojos mirad por ultima vez!. Brazos dad vuestro ultimo abrazo!, y labios, puertas del aliento, sellad con un beso un trato perpetuo con la avida muerte