Porque tuve hambre y me diste de comer; tuve sed, y me diste de beber; fuí forastero, y me recogiste; estuve desnudo, y me cubriste; enfermo, y me visitasteis; en la carcel, y vinisteis a mí. (San Mateo 25:35-36)