Sus muslos se me escapaban como peces sorprendidos, la mitad llenos de lumbre,la mitad llenos de frío.