Nunca pudo llorar, ni soñar al dormir