Para convertir una fracción impropia en número mixto, se divide el numerador entre el denominador, y el cociente es el número natural. El resto de la división es el numerador de la fracción propia que falta para completar el número mixto. El denominador se mantiene el de partida.